fbpx

9 consejos culinarios muy útiles

9 consejos culinarios muy útiles

En estos días donde todos estamos con la angustia a flor de piel, donde no sabemos qué nos depara el mañana y donde lo mejor es quedarnos en nuestras casas para resguardar a los demás y a nosotros mismos, les traemos una pequeña guía de trucos culinarios que pueden practicar durante este tiempo. ¡Les aseguramos que les facilitarán la vida un montón!

Almacenar frutas y verduras para que duren más

Al llegar de comprarlas, sácalas de las bolsas y déjalas remojando por 10 minutos en agua con 2 gotitas de lavaloza (para eliminar pesticidas, tierra, etc.); luego sécalas bien (esto es importante porque la humedad hace que se deterioren más rápido) y acomádalas en la nevera en cestas, en algún cajón de la misma nevera o en bolsas abiertas, como prefieras.

En el caso del apio, envuélvelo con papel aluminio.

Y, si te gusta mucho comprar frutos secos, sumérgelos en agua con un poquito de vinagre para que no agarren moho.

 

Conservar hierbas

Es común no utilizar todo el cilantro, el cebollín o el perejil que compramos y, muchas veces se daña en un 2×3. Para conservar estas hierbas, pícalas y acomódalas en una hielera o en una coquita (lo que prefieras), agrega aceite de oliva, ¡y metes en el refrigerador!

 

Picar cebolla sin que se irriten los ojos

Estas técnicas evitan o reducen la emisión de la sustancia que se desprende de la cebolla (alinasa) y que es la responsable de la irritación ocular que origina el lagrimeo:

  1. Meter la cebolla en el congelador durante unos minutos o en la nevera durante una hora antes de cortarla.
  2. Picar la cebolla mientras está sumergida dentro de una coca con agua (este método funciona, pero no es práctico si deseas cortarla en brunoise).
  3. Utilizar un buen cuchillo, pues con un corte fino y preciso desgarraremos menos capas de la cebolla.
  4. Rociar un poco de vinagre en el filo del cuchillo.
  5. Estar alejados de la tabla de picar; no tener los brazos y el cuchillo justo debajo del rostro, de forma que las sustancias de la cebolla no se dirijan directamente a nuestra nariz u ojos.

 

Puré de papa cremoso

Después de triturar las papas (mientras están calientes), agregamos la mantequilla o el aceite de oliva, sal y pimienta, revolvemos y, por último se le agrega la leche tibia. Es importante que la leche esté caliente o tibia, esto ayudará a que la consistencia del puré quede cremosa.

 

Amasar alimentos pegajosos

Sabemos lo molesto que es amasar carne molida para hacer hamburguesas o masas de panadería/pastelería; en estos casos humedécete las manos previamente con un poquito de aceite.

 

Comprobar si los huevos están frescos

¿A quién no le ha pasado que rompe un huevo y está dañado? Para comprobar si un huevo aún está en estado óptimo, colócalo en una coquita con agua: si se hunde está fresco, si flota no.

 

Ablandar granos

Además de dejarlos remojando durante 12 horas, existe una técnica más sencilla y práctica que te cambiará la vida. Antes de poner los garbanzos, frijoles o lentejas a hervir, añade una cucharadita de bicarbonato, remueve y así se ablandarán y cocinarán más rápido.

Con las lentejas, hay quienes vierten agua fría mientras estas se están cocinando.

 

Guiso muy salado

Si te pasaste de sal en tu comida y ahora no sabes cómo remediarlo, simplemente incluye trozos de zanahoria o una papa pelada entera en la cocción.

 

Aumentar el sabor en las carnes

Una noche antes de que vayas a cocinar el pollo o la carne, déjalo marinar con las especias y los condimentos que desees.

 

Si te gustaron estos consejos de cocina y crees que son útiles, déjanos un comentario y seguiremos haciendo esta clase de artículos para que puedas disfrutar más de la cocina durante este aislamiento preventivo.

¡Un abrazo para todos!